Compra de válvulas – Criterios a seguir al hacer la elección

compra de válvulas

En todo proceso industrial se instalan equipos cuya función es permitir, impedir o controlar la circulación de los fluidos a través de las tuberías. La elección correcta y la consiguiente compra de válvulas serán responsables de la dosificación adecuada de los componentes de manera que los productos se obtengan dentro de la especificación requerida.

En el mercado se consiguen infinidad de estos dispositivos para distintas aplicaciones y no hay un criterio único de clasificación. El método más sencillo, quizás, es el que obedece a la forma geométrica. Existen así válvulas rectas, de esquina y de asiento inclinado.

Otro criterio es el que está relacionado con el tipo de actuador. Se hallan entonces modelos manuales, accionados por la fuerza de una persona que gira un volante para subir y bajar un eje roscado unido al elemento de bloqueo. Los automáticos son operados con motores eléctricos, neumáticos o por la propia energía del servicio.

Clasificación de las válvulas según el mecanismo de bloqueo

  • Compuerta: poseen un sistema de cierre lineal representado por una placa que se desplaza perpendicularmente a la dirección de circulación.
  • Bola: se encuentra al final del vástago y tiene un agujero en el sentido horizontal, rotando con libertad respecto al eje vertical. Cuando el orificio y el flujo se alinean, la circulación es libre. El ángulo entre ellos puede aumentar hasta ser recto y producir un aislamiento total.
  • Mariposa: en esta ocasión un disco plano redondo con un diámetro ligeramente menor al de la línea, rota alrededor de su eje. Si la cara del elemento está perpendicular al flujo se bloquea el paso; de ser paralela, fluye libremente.
  • Globo: el control del flujo en este modelo ocurre por el accionamiento de un pistón lineal que gira un disco paulatinamente contra un sello de forma cónica.

Dado que no todos los modelos actúan igual, lo primero a definir es si se quiere tener la posibilidad de aislar la línea, impedir el regreso del fluido, regular su paso en cantidad y dirección o proteger las instalaciones y al personal de un incidente causado por exceso de presión. En cualquier caso, solicite asesoramiento profesional antes de emitir la orden de compra.