«

»

Nov 22

Dificultades a las que enfrentarnos en un directo

Un directo es unos de los retos más apasionantes, pero también estresantes a los que se puede enfrentar un profesional del medio audiovisual: el lugar y la situación donde demostrar la pericia y las tablas conseguidas por años y años de experiencia. Pero para ello, hay un aspecto clave a la hora de poder enfrentarnos y solventar con éxito alguna de las dificultades que por su naturaleza, seguro que nos abordarán en un directo, y no es otro que el de contar con el alquiler de equipo de realización de directo más profesional, versátil y avanzado del mercado, ya que sin las herramientas y los medios necesarios, difícilmente podremos salir del paso en un trabajo en el que cada segundo cuenta, ¿cuáles son los principales retos de una realización en directo?

Television Broadcast Gallery

Imagen: eikonos.com

 

La coordinación entre absolutamente todo

 

Un directo es la puesta en marcha de una maquinaria precisa donde todo engranaje debe fluir y no “atascarse” en ningún momento. Un solo fallo entre algún miembro del equipo o parte del material puede dejar en evidencia el trabajo del resto. Por ello, todo, absolutamente todo lo que participe en la realización de un directo debe estar perfectamente coordinado y tener la capacidad para responder en cuestión de milisegundos ante cualquier incidencia sin que el resto “sufra” sus consecuencias.

Por otra parte, por suerte la ciencia ficción sigue siendo eso mismo, ficción, y a día de hoy detrás de toda maquinaria perfecta, existe y debe seguir existiendo un profesional meticuloso y atento a su funcionamiento. En el caso del directo dos son las principales figuras encargadas de que toda la maquinaria permanezca engrasada y en perfecto funcionamiento: el regidor y el realizador, quienes deben estar al tanto de todo lo que ocurre antes, durante y después de la grabación.

 

Equipos y sistemas perfectos

 

¿Por qué nos referíamos al alquiler y no a la compra de equipos? A menos que los usemos recién salidos de fábrica (con la potente inversión que ello supone), el alquiler nos permite disponer del mejor material, perfectamente supervisado y con garantías de funcionamiento a pleno rendimiento. Hecho fundamental, ya que un cable roto, una cámara que deje de estar operativa o una pantalla del plasmawall que deja de funcionar desluciendo toda la composición manda al traste un trabajo minucioso.

Para ello también es importante que además de supervisar previamente que todo funciona correctamente en cuanto al material a usar, tengamos repuestos para ello de forma que en cuestión de segundos un fallo quede resuelto satisfactoriamente mediante la sustitución del componente que falla.

 

Improvisación y capacidad resolutiva: claves de un buen equipo técnico

 

Lo podremos haber ensayado tantas veces como sean necesarias, podremos tener clara la posición y el trabajo de cada miembro de la plantilla encargado de la realización en directo, pero forma parte de la propia naturaleza de estas realizaciones que en cuestión de segundos se produzca un imprevisto que tengamos que solventar con la misma rapidez.

La pericia, profesionalidad y experiencia del equipo encargado de resolverlo son claves para que pese a la incidencia, todo siga rodando y el espectador ni se dé cuenta de lo que ocurre tras las cámaras.