Jun 27

El mayor plató del mundo: Nueva York de cine

París tendrá todo el encanto que plasmar en una película romántica, pero si debemos elegir una ciudad auténticamente de cine, esa es sin duda Nueva York. Considerado como el mayor plató del mundo por la gran cantidad de películas, series y grabaciones que se han llevado a cabo en la gran manzana y alrededores, sin duda no hay ninguno de los circuitos por Estados Unidos que se considere completo sin una parada más que obligatoria y justificada en la capital de Broadway, los taxis amarillos, el Empire State y, como no, la Estatua de la Libertad.

G2J_Exoticca_nueva-york

Imagen: exoticca.com

 

Los escenarios más recurrentes

 

Podríamos hablar de escenas concretas (y lo haremos), pero si Nueva York se caracteriza por algo es por haber plasmado lugares concretos cienes y cienes de veces en la pequeña y gran pantalla, ¿Cuáles son esos lugares recurrentes?

 

  • Central Park: no hay película que quiera definirse como romántica que no pase por rodar un paseo en otoño (cuando curiosamente luce más bello) por Central Park, el gigantesco pulmón de la ciudad-

 

  • Manhattan: con una película de culto propia, llevada al séptimo arte por quien ha sido el cineasta que mayor proyección le ha dado a la ciudad como plató, Woody Allen, este excesivo e icónico barrio con el skyline más bello de los que se pueden retratar es el escenario perfecto para cualquier tipo de película, ya sea de acción, drama, comedia…

 

  • La Estatua de la Libertad: ya sea saludando a quienes visitan Nueva York, o como símbolo de la destrucción del planeta en cintas como el Dia de Mañana o la recordada escena final del Planeta de los Simios, esta señora de 46 metros y nacionalidad francesa no se pierde ni uno de los metrajes neoyorkinos.

 

  • El puente de Brooklin: cuesta distinguir muchos de los puentes colgantes de Nueva York, y en más de una ocasión otros como el del Queensboro le han intentado quitar protagonismo, pero si algún actor o actriz se tiene que pasear a orillas del río Este, no dudará en acceder a él mediante este puente de perfil tan reproducido.

 

  • El Empire State Building: aunque King Kong se ha adueñado de su filmográfica presencia, este emblemático edificio no sólo es protagonista de muchas cintas, sino secundario de lujo en muchas escenas de fondo de toda película rodada en Nueva York que se precie.

 

Lugares icónicos

 

Y de escenario comunes de directores con exitosa filmografía pasamos a los rincones concretos que se nos quedaron grabados en las retinas y que todo cinéfilo no duda en recorrer en busca de una foto que le asemeje a un fotograma.

 

  • El edificio de Friends: porque Nueva York no es exclusividad del séptimo arte, series tan emblemáticas como Friends nos enseñó rincones como un edificio representativo de la arquitectura residencial del barrio de Lower Manhattan, que lo encontramos en Bedford Street.

 

  • La salida de aire que hizo bailar la falda de Marilyn Monroe: porque en ninguna ocasión se ha filmado un levantamiento de falda con tanta elegancia y tanta iconografía como la que Billy Wilder plasmó en la Tentación Vive Arriba y que hizo aun más grande el mito. Está en Lexinton Avenue con la calle 52.

 

  • El edificio Dakota: tristemente conocido como el lugar donde vivía y asesinaron a John Lennon, también fue el escenario de la película “La Semilla del Diablo”. Lo encontramos en la esquina oeste de Central Park, entre la Calle 72 y la 73.

 

  • El piano que se toca con los pies: Tom Hanks será merecedor de varios Oscars por muchos excelentes papeles, pero si una escena le valió fama mundial, esa es la que protagonizan sus pies al ritmo del piano gigante en la película “Big”, que lo encontramos casi con tratamiento de monumento nacional en la tienda Fao Schwarz en la Quinta Avenida, entre la Calle 58 y la 59.