Nov 13

Funcionamiento del gato hidráulico

gato hidraulico

Los estudios científicos han permitido la creación de diversos dispositivos, indispensables para la sociedad, que solucionan situaciones cotidianas. Un gato hidráulico es un caso de lo antes expuesto, el cual opera bajo un fundamento físico, que hace posible elevar cargas pesadas como un coche para maniobrar posteriormente en la parte de abajo del mismo o simplemente hacer el cambio de un neumático.

El término hidráulico se asocia por utilizar para su mecanismo un fluido bien sea agua o aceite (sintético). Generalmente, es una solución parcialmente viscosa, la cual permite que la presión aplicada al émbolo de superficie más pequeña llegue exactamente igual al de área mayor para que así se accione el brazo y pueda subir el objeto que se desea levantar. Esto, es hecho mediante la adición de aire por una palanca o energía auxiliar.

Para que las presiones sean iguales en este sistema, la fuerza del cilindro secundario es mayor, lo que compensa la diferencia de superficie. Todo este funcionamiento gira en torno al principio de Pascal, que establece que la relación fuerza entre área (presión) aplicada a un líquido, es constante en cada uno de sus puntos en un contenedor cerrado.

Richard Dudgeon es el precursor de los gatos hidráulicos, haciéndosele acreedor de la patente en el año 1851. De allí, evidentemente se le han realizado muchas mejoras para facilitar el trabajo, como por ejemplo automatizar su funcionamiento, a través de bombas eléctricas, adquiriendo dicha energía del mismo vehículo, si se trata del sector automotriz.

El secreto del gato hidráulico está en el conjunto de válvulas en el interior del sistema en forma de “U”. Estas llaves son las responsables de impedir el retorno del aceite entre los cilindros, siendo su diseño unidireccional. Así mismo, una de estas permite el paso del fluido de manera reversa cuando se levanta la palanca, una vez ya usado el dispositivo.

En síntesis, las partes de un gato hidráulico son: depósito donde se almacena el aceite, bomba o palanca para inyectar el aire, válvula de retención para evitar que el fluido pase del cilindro más grande al de menor dimensión, llave de liberación para devolver el mecanismo de elevación, émbolo principal al que se le aplica la presión, y el secundario es el que acciona el brazo para que este asciende al objeto.