Un pueblo blanco culaquiera, Vejer, de cine

Vejer es uno de esos pueblos, incluidos en la ruta de los denominados pueblos blancos de Cádiz. Hoy os proponemos conocer un poco más del castillo de Vejer. Se localiza en pleno casco histórico de la ciudad.

 

El castillo de Vejer de la Frontera se encuentra situado en la zona más alta del casco histórico de esta localidad. Fue declarado Monumento Nacional en el año 1931.

Este singular castillo, ha ido pasando de mano en mano a través de la historia. Fue construido por la casa ducal de Medina Sidonia a principios de siglo XIV. Permaneció en su propiedad hasta el final del siglo XIX. Es heredado por el Marqués de Martorell, pero este lo mantuvo durante poco tiempo. Lo vende a Pedro Muñoz de Arenillas. Durante la segunda década del siglo XX, año 1912, el Ayuntamiento de Vejer, decide formar parte de la propiedad del castillo y adquiere un tercio de este. El objetivo fundamental del Ayuntamiento fue la construcción de un colegio. Este colegio ha estado activo hasta principio de los años 70

 

En el tercio del edificio de propiedad municipal, existe un museo etnológico. En el se recrean las costumbres de los habitantes de Vejer siglos atrás. Este museo se encuentra en una de las salas abovedadas. El resto de la zona municipal está destinada a equipamiento municipal. Los otros dos tercios del castillo, es decir, la zona de propiedad privada, está destinada a viviendas, donde residen varias familias.

 

Hablando del castillo de Vejer en sí mismo, tenemos que decir, que está situado en la parte más elevada de Vejer. Ocupando así una posición estratégica. Por esta razón se llegó a catalogar como “castillo estratégico menor”,  dentro de los castillos de la baja Andalucía.

 

 

La arquitectura propia del castillo es de planta rectangular. Sus dimensiones son 74 x 22 metros, es decir, 1628 m2. Dispone de tres torres rectangulares, dos de ellas orientadas al norte y la otra al sur. Para el acceso al castillo, se dejó la cara de poniente.

Como elementos arquitectónicos más relevantes, encontramos la puerta doble. Esta es de época islámica, más concretamente del período tardocalifal o almohade, de los siglos XI al XII. Otro de los elementos arquitectónicos es su patio de armas, y la zona de viviendas. Posee un patio porticado, obra del siglo XVIII. Estas dependencias del castillo, lo dividen en dos zonas: la zona norte, que incluye el patio de armas; y la zona sur donde se encuentras las viviendas. Posiblemente, en esta zona tendrían alojada su residencia los duques de Medina Sidonia.

 

Podemos por tanto concluir, que el castillo de Vejer es una joya de otros tiempos, donde se conserva la tradición de su pueblo y de su cultura