Viajar en Bicicleta: Cinco razones para ver el mundo sobre ruedas

Las vacaciones en bicicleta representan una inolvidable experiencia con un solo riesgo asociado: crean adicción. Para aquellos que nunca hayan experimentado el placer de viajar en bicicleta, a continuación indicamos algunas razones que explican el enorme interés de este tipo de turismo activo.

  1. Rutas a tu aire

Cada vez son más las rutas que pueden recorrerse en bicicleta y son más las facilidades ofrecidas a los cicloturistas para planificar las vacaciones en bicicleta a su aire.

Los ciclistas disponen de documentación perfectamente detallada, con indicación de lugares de interés y mapas, de forma que cada uno puede planificar el recorrido según sus preferencias. Cada cual puede realizar el número de kilómetros que desee, dormir más tiempo por la mañana o empezar la ruta muy temprano, hacer las paradas que se quieran para visitar algún lugar de interés, parar en cualquier chiringuito para reponer fuerzas, darse un baño en un río o en un lago o … tú decides.

Hay rutas para familias con niños, para ciclistas experimentados, para personas de todas las edades y no hay que preocuparte por el equipaje, te lo transportan de un hotel a otro. Y, además, puedes aprovechar el viaje e incluir noches extras en bonitas ciudades para visitar lugares increíbles.

  1. Variedad de actividades

Los viajes en bicicleta son una opción ideal para aquellos que buscan una desconexión total con la rutina diaria.

Cuando haces un viaje en bicicleta, tienes tiempo para hacer muchas cosas, tantas que cuando hagas balance te sombrarças de lo que te han cundido las vacaciones.

Empiezas el día haciendo deporte, con tu ruta planificada. Cuando llegas a tu destino, con la vitalidad y el buen humor que te habrá aportado el pedaleo, tendrás tiempo para disfrutar a tu manera del destino. Podrás conectar con sus gentes, descubrir los lugares de interés, su cultura, habrá tiempo para descansar y también para disfrutar de su gastronomía y premiarte por tu esfuerzo con un buen vino de la región.

  1. Descubres lugares fuera de los circuitos habituales de turismo.

¿Listo para disfrutar?. Las rutas en bicicleta recorren lugares tranquilos, atravesando carreteras poco transitadas, siguiendo el curso de un río, o pasando por pueblos tranquilos. No te encontrarás con grandes grupos de turistas, ni con lugares abarrotados.

Disfrutarás del placer de cruzarte con otros grupos de ciclistas que realizan tu misma ruta o similar, en el sentido contrario o en el mismo, y te sorprenderás saludándolos. En tu camino pasarás por ciudades y pueblos con monumentos de gran interés y disfrutarás del placer de conocerlos sin hacer cola para entrar: Una inolvidable experiencia.

  1. Viajar en bicicleta es muy saludable.

Otra ventaja que tienen las vacaciones en bicicleta es su beneficioso efecto para la salud. Cuando se realizan rutas en bici por Europa o España con un ritmo moderado, se lleva a cabo un ejercicio aeróbico, con efectos positivos sobre la salud que están científicamente demostrados. Pero, incluso, el propio ejercicio y la contemplación de paisajes bonitos traen asociada la liberación de las endorfinas, las denominadas hormonas de la felicidad.

Con ello, nos sentiremos felices y de buen humor y no solo nuestro corazón y nuestros músculos estarán siendo reforzados.

  1. Es ecológico.

Viajar en bicicleta permite desplazarnos sin producir ningún tipo de emisión contaminante. De esta forma, los que quieren aportar su contribución a la conservación del Medio Ambiente tienen aquí una gran oportunidad.

Y no solo eso, en muchas ocasiones, el placer de pedalear es trasladable a la vida cotidiana, por lo que este tipo de vacaciones pueden convertirse en la base para transformar la bicicleta en un medio de transporte habitual.

Sin duda, merece la pena vivir la sensación de pasar unas vacaciones inolvidables al mismo tiempo que contribuimos a mejorar la calidad ambiental.