Cuando el cine va más allá del cine

Casi todas las cosas en la vida tienen más de una dimensión (por ejemplo, los servicios de cerrajerosmadridcentro.top y de una forma con la que ver cada una de las cosas. No existe una única realidad, la vida es poliédrica y ello se refleja en el devenir diario de cada uno de nosotros y de nosotras.

Lo anterior resulta aplicable a todo (también, por supuesto, a los servicios de cerrajerosmostoles24horas.net y, por supuesto, también resulta plenamente aplicable a los asuntos que tienen relación con el cine.

Cuando hablamos de cine estamos hablando de una forma moderna de divertimento, pero cuando hablamos de cine también estamos hablando de arte y cuando hablamos de cine también estamos hablando de cultura y, por supuesto, también podemos estar hablando de política, de cuestiones sociales y de muchas cosas más.

Todo lo anterior son distintas dimensiones del cine y todas ellas son definiciones válidas de lo que puede representar el cine en nuestras vidas. Todo lo anterior es valido para definir todo lo que nos puede aportar, pero también implicar el cine en cada una de las personas que visualizamos cine.

Detrás del cine se puede encontrar la mera intención de hacer pasar un buen rato al espectador y para hacer pasar un buen rato a ese espectador se puede estar creando arte en forma de cine y con ello se estará generando cultura, pero con el cine (y no es que ello, per se, resulte negativo) se puede estar transmitiendo ideas sociales, políticas, haciendo marketing a través del cine y muchas cosas más.

El cine trasciende a visualizar una determinada película, el cine es mucho más que una hora y media o dos de diversión. Con el cine nos podemos enamorar, podemos soñar, podemos comprender y aprender del mundo, pero con el cine también nos podemos influenciar, adoctrinar, etc.  Lo bueno y malo de cada cosa dependerá de cada persona y del espíritu y pensamiento crítico que pongamos en cada situación.